Una parte importante de la salud de tus hijos, es la visita al dentista, que debe comenzar a partir de 6 meses de vida y hacerlo cada 6 meses para garantizar la protección de sus dientes.

Normalmente, acuden con mucha ansiedad, porque el compañero le dijo que lo inyectan, porque escuchó a los papás decir que ellos sufren mucho cada vez que van, o le dijeron que no le va a doler nada, que solo le van a dar un “piquete de araña” provocando que sea una experiencia traumática tanto para él como para ti.

Por eso te recomiendo prepararlo,  explicarle lo que va a ocurrir en la consulta, no mentirle, pero sin mencionar las palabras  mas alarmantes para ellos y hasta para ti (por ejemplo: sangre, inyección, aguja) y tranquilizarlo, decirle que es un lugar solo para niños, que pueden jugar, platicar, colorear, ver su serie favorita…y que le van a limpiar los dientes con un cepillito y un espejito de muelitas, y que tu siempre lo vas a esperar  en la sala de espera.

No necesitas entrar en detalles, solo es importante que se sienta seguro y nosotros nos encargaremos de que salga FELIZ!